Canción

Se movía, envuelta en música. Flotaba, con su risa llenando las estancias vacías del firmamento. Sus dedos percutían el espacio, y con cada toque, nuevos sonidos surgían, nuevas melodías creaban vida.

original

Había de todos los colores: alegres, como la risa después de una buena broma; melancólicas, con color a retrato pintado en la vigilia; serenas, como los atardeceres envueltos por brisas suaves. Y también amorosas, con color de reunión de viejos amigos, de corazón desbocado.

Su movimiento producía un estallido de emociones contenidas, donde incluso la materia inerte desprendía calidez. Parecía cosa de magia.

La primera vez que la vi no me pareció que habláramos el mismo idioma. Provenía de un mundo mucho más gélido que el mío, cuasi glacial. Y sin embargo, sus comisuras dibujaban el sol más radiante que nunca vi.

Mi azul le recordaba a su lejana tierra, aquella donde tantas loas fueron derramadas, aquella tierra color mar.

Queda poco para volver a verla. Con ella me siento en familia. Con ella me siento como en casa.m000178358

ASB

Anuncios

Nubes en el cielo

Nunca había visto el cielo tan limpio. Aunque quizás sea solo la impresión tras mirar por la ventanilla del avión. Demasiado corto, demasiado intenso. Nuevas aventuras amanecían cada día, cada cual con una melodía diferente.

Avión, autobuses… Las mejores anécdotas siempre empezaron y acabaron en un transporte.

62ee9372ec1198a2315aac7c6f589d43--friendship-photography-hugs-photography

Nuestra música era diferente. Y sin embargo, a nadie quise tanto como a ella. Fue mi pilar, mi calma. Y nuestras diferencias nos completaban.

Fuimos las primeras en pisar la biblioteca, de una forma bastante imprevista. Nuestra nueva casa parecía una mansión, pese a que sus fantasmas más que asustar, incordiaban.

El sol no siempre se deja ver al alba. Y para cuándo se atrevía a relucir sobre las nubes, ya estábamos lejos, en nuestro lejano hogar, preparadas para un nuevo día, caras nuevas que conocer.

Convivir con aquellos no fue fácil. Sus maneras eran extrañas, diferentes sus orígenes. Nunca pude interpretar su lenguaje. Por eso, nuestros días estaban con los nuestros: sus risas llenaban nuestro ánimo, sus acentos nuestra imaginación.

Vuelvo en avión, regresaré en él. Me quedan dos semanas para terminar de grabar en mi mente todo lo que he experimentado, y así atesorar tantos y tantos recuerdos de mi Erasmus en Nottingham.

large (1)

ASB

La silueta de mis recuerdos

Solo un retoque más. Una pincelada, un poco más de brillo. Ahora solo falta el contorno.

¡Lo olvidaba! Queda lo más difícil: dibujar la sonrisa.

Me incorporo, respiro, suspiro. En mi estudio nadie habla; todos crean.

Es un proyecto largo, ambicioso. Muchas manos para llevarlo a cabo, muchas almas requeridas para dar vida a lo imaginado.

0c5a340a61d8c3e805daa55664affa63

¿Qué estará pensando? La imagino en el avión, sumida en su maraña, miles de conexiones sinápticas para tan pequeño cuerpecito.

Un esfuerzo más… Ya casi lo tengo. Es un trabajo de precisión. Muchos años, muchos viajes, muchos climas diferentes, y aquí estoy, afortunado de poder hacer posible esta obra.

Mis pensamientos se alejan de la habitación. Se ondulan, toman forma. Y cada uno es una persona, todas diferentes, todas increíbles.

Aquella se afana en el deporte. Aquella otra se olvida de las palabras aprendidas. La otra va a visitar a su sobrina recién nacida. Y la última comparte mi pasión por los bocetos que, llevados por una diestra mano, cobran vida.

Nunca pensé que Asia nos uniría. Tampoco imagine que nos separaría. Un último retoque, una última trazada. Proyecto terminado.

Debo marchar. Me espera el siguiente proyecto, uno con melodía de cuerda punteada.

Me voy. Pero allá dónde voy, me acompañan mis pensamientos, esos momentos con aquellos a los que, en tan poco tiempo, aprendí a querer.

large

ASB

Winter crystal

I am looking through the window experiencing a cold winter. I will be leaving soon. The tusks were nice to see. I treasure the journey home, talking about friendship; all these moments are ending.

Lamps and snow

It was funny to see a tent in the peaceful graveyard. Life juxtaposes withered moments.

It was funny to blast the other team. The nonsensical horror film was hilarious. But all these instances are vanishing.

Why are they so lovely? It exceeded my imagination. Not long ago I was sitting in my bedroom, looking through the window, experiencing a different winter.

Umbrella, lights and treesEarthquake guy. He made my birthday possible. No one expects a secret conspiracy to result in happiness.

But he did, gathering all that was needed to make the most of each day, each hour here.

My heart was filled with love and emotions… And I fear it to be broken again. I don’t want to leave.

But I should. Life shall continue, my path is almost starting. I look again through the window… And I wonder if these lovely dreams will return.

Heart and tree

ASB

 

El color de las hojas

Me pregunto dónde fue, de dónde vino. Qué lugares habrá visitado, por cuántas estaciones habrá pasado. El color de los árboles, del cielo y de las casas que ha visto por la ventana. Me pregunto por su nombre, por su aspecto. Por si tiene familia, por su edad, por la música que le acompañó durante el viaje. Me pregunto lo que le llevó a aquel lugar.

Caminaba por las calles de una antigua ciudad. Acudía al encuentro de una de mis secretas pasiones: las librerías. Aquellos lugares tan maravillosos, en los cuales hay  objetos que Lectoramágicamente hacen que se detenga el tiempo. Miles de libros, miles de historias, infinidad de páginas que buscan con avidez cautivar a los incautos que no pueden resistir a su hechizo.

Me encantan las librerías de segunda mano. En esta en concreto puedo coger tantos libros como me quepan bajo el brazo, sonreír al bondadoso y enjuto anciano tras el mostrador y pagar la voluntad. Unas pocas monedas a cambio de decenas de mundos: no existe mejor transacción. Fue ahí donde encontré el billete. Entre dos libros, al fondo de la librería.

btr

Extraño lugar para un billete de tren. ¿Qué hacía ahí? Quizá aquel desconocido viajero sintiera lo mismo que yo. Quizá también se sentía cautivado por los mismos relatos, esos que te llevan a un lugar donde todo es posible, y la única norma es seguir avanzando, línea tras línea, y dejarse sorprender.

Adoro viajar. Siempre he pensado que me viene de haber vivido de niña en el extranjero. Aquellos bosques… Cuanto los eché de menos. No eran como los de aquí: eran mágicos. Tan verdes, tan frondosos…

Siempre quise volver. Allí me sentía libre, aquí me siento perdida. Solo la música me conforta. La música de los relatos que desfilan ante mis ojos, la música que desprenden las historias creadas con el tañer de mi guitarra. Pero esta música no es nada en comparación con la música de aquellos parajes, aquellas arboledas donde siempre me gustaba jugar.

Retorno de mis recuerdos. El billete sigue aquí, entre mis manos. Un billete enigmático, con seguro varias historias detrás. Pago y salgo a la calle. En el cielo, nubes grises. Iguales que las que veía, hace tantos años, cuando mis sueños no habían empezado a despegar.

Algún día volveré. Pero no a aquellos bosques, no: más al norte, más adentro. Allá me esperan nuevos colores, nuevas aventuras. Los billetes me llevarán a los lugares de mis sueños. Lugares llenos de vida, llenos de ilusión. Me pregunto de qué color serán sus hojas.BAden-Wurttemberg

ASB

Como tortugas

Es curioso pensar el hecho de pensar que los demás puedan pensar. Más curioso aún es pensar que el resto de la Humanidad pueda tener pensamientos similares, si no idénticos, a los que corren por tu mente en un lugar y tiempo determinados. Quizá solo me resulte a mi curioso; quizá les resulte curioso a todos aquellos que se lo han planteado; quizá a los que no les parece curioso es a aquellos que se lo han planteado y lo han asumido, insertándolo en su estructura mental, en el apartado de “Verdades objetivas”, quizá en el de “Realidades evidentes”.

¿Por qué estoy escribiendo esto? Recientemente llegó a mis manos una viñeta dónde se podía observar a cinco personas viajando en el metro. Un solitario bocadillo partía de sus cabezas. Todos pensaban lo mismo: yo soy el único que piensa, los demás viven y se comportan como autómatas en sus rutinas diarias, sin dedicar un momento a la reflexión.
IMG-20160407-WA0004 (1)

¿Por qué en ocasiones nos dejamos invadir por ese egoísmo? Pues es egoísmo pensar que mientras los demás son borregos tú eres dueño y señor de tus pensamientos y tus decisiones. Es egoísta pensar que perteneces a una pequeña clase privilegiada, que aporta cordura a un loco mundo. También es falta de aptitudes sociales, pues cuanto más tratas con las personas más te das cuenta de que, pese a que sean muy complejas, tienen anhelos muy parecidos a los tuyos.

Mi teoría es que el ajetreado ambiente en el que diariamente podemos vernos inmersos, sumado a nuestro egoísmo primario, hacen que en lugar de comportarnos como seres humanos en la plenitud de nuestras facultades, nos comportemos como tortugas, que no son capaces de expandirse más allá de lo que limita su caparazón.

Ángel o demonio

A menudo se nos dice aquello de que “la virtud está en el punto medio”. Quizá tengan razón los que se llenan la boca con tales palabras. Pero la realidad que se nos impone cual yugo a su bestia es muy distinta: ser ángeles o demonios.

¿Qué identifico con ángel y qué con demonio? El Ángel es la Luz, el Bien encarnado. Es un tipo de persona que a todos ama, que todo perdona, todo soporta; de su figura mana la felicidad y la alegría, que sabe transmitir a los que le rodean. Dirían las personas (¿cuerdas?) que simboliza la perfección.

Sin embargo, todo extremo tiene por definición un opuesto. En el caso del Ángel, es el Demonio.

Entiendo por Demonio la Oscuridad, el Mal encarnado. Es un tipo de persona que odia, que la ira le corcome, que propicia el sufrimiento propio y ajeno provoca angustia y desesperación, y procura que un máximo de personas caigan con él.

¿Por qué digo que la elección entre esa dualidad se nos impone? Porque está predestinado que así sea.

Todo ser humano que se considere tal aspira a ser el “Ángel”. Todos queremos ser buenos, ser amables, amigables. Ante una determinada situación, tras la indiferencia inicial que podamos sentir, nuestro corazón y nuestra voluntad se encaminan hacia el acto “bueno”, o por el contrario, hacia el acto “malo”.

Debo aclarar una cosa: la indiferencia no es una opción. No podemos elegir que la dualidad bien-mal no se nos presente. El ser humano no realiza una acción “porque sí”; viene motivado por la clásica bifurcación: escoger el sender que conduce a la perdición o escoger el sendero que conduce a la salvación.

¿Salvación/perdición? Sí, queridos lectores. Incluso la religión cristiana presenta esta dualidad, plasmada en los términos “Cielo” e “Infierno”: alma que es en su totalidad amor, Cielo. Alma que es en su totalidad odio, Infierno. Nadie escapa a esta elección.

Dicho todo esto, ¿qué debemos hacer? ¿Cuál es el camino a seguir? Bueno, la elección bien-mal siempre variará, pero existe una constante en la vida humana que todos experimentamos: el sufrimiento. Así pues, debemos adecuar nuestras elecciones en la vida atendiendo al sufrimiento que vamos a padecer y al que nuestras acciones van a causar, teniendo siempre presente que solo tenemos unas décadas para explorar todo lo que implica ser un ser humano.

 

ASB

¿Nos afecta el “qué dirán”?

Hay  quien dice que las opiniones y comentarios de los demás no quitan ni añaden nada a lo que somos. Bien, esta afirmación tiene parte de verdad, pero en mi opinión, salvando el hecho de que el fin que se persigue mediante dicha frase es digno de loa (debemos ganar autoestima, valorarnos más, apoyarnos en Dios, etc) la afirmación es errónea.

No somos piedras. Somos seres sociales. Pensándolo mejor, sí que nos parecemos a las piedras. Las piedras también se ven afectadas por la lluvia y por el sol, por las heladas y por las fuertes ráfagas de viento. Ni siquiera los seres inertes escapan a la influencia de los agentes externos. Y entre todos los seres del Universo, el Humano es quién más asimila de su entorno.

tumblr_m22jh67jJM1qkynm4.jpg

La madre sonríe a su recién nacido, y éste ya es partícipe de toda la trama social. Nuestro maestro nos evalúa satisfactoriamente y nos sentimos halagados, humildes, generamos envidia, admiración, quizá intentemos tomarla con indiferencia. Pese a ello, contribuimos a que el Universo invisible e inconsistente, donde las ideas nacen, se desarrollan y mueren, se llene con ellas.

En medio de todo este confuso y disparatado Universo, se destaca nuestra aportación. Esta aportación no es en sí misma “buena” o “mala”. Es simplemente un mejunje compuesto por nuestros pensamientos y por los pensamientos de los que nos rodean. Pues bien, más allá de ese (quizá) hipotético universo, los pensamientos y valoraciones propios y ajenos se superponen y/o entrelazan como vigas en las entrañas del edificio.

Y, al igual que las vigas se colocan siguiendo un esquema u otro, o un objetivo u otro, las valoraciones que recibimos de los demás y la opinión que hacia nuestra persona emane contribuirá a que la colocación de nuestro armazón interno sea más lóbrego y caótico o por el contrario, diáfano y armonioso.

tumblr_mcda6bOZ8m1qa9c27o1_500.jpg

ASB

¿Ser libre o ser feliz?

Herbert Hart,  filósofo del derecho, afirma que uno de los ideales del liberalismo corresponde a la visión de un ciudadano con vocación pública que valora la actividad política y el servicio prestado a los demás tanto que no aceptaría cambiar la oportunidad de poder ejercer tales actividades por una mera satisfacción material y por el bienestar. Por su parte, Montesquieu pensaba que el status de ciudadano, en el que se comprenden las libertades públicas, era tan valioso que nadie en su sano juicio osaría “venderlo”.

Pero, ¿se decanta el ciudadano por el mantenimiento de su status quo, como ser libre capaz de insertarse plenamente en la sociedad, procurando el mayor beneficio para sus miembros menos aventajados y estableciendo unos principios sociales mínimos que sean aceptados por todos, o por el contrario parece encaminarse más bien a un proceso de esclavitud voluntaria cuyo fin es el sometimiento a la idea de felicidad permanente?

awesome-bag-boy-guy-photography-Favim.com-438806

Ortega y Gasset afirma que “todo ser es feliz cuando cumple su destino, es decir, cuando sigue la pendiente de su inclinación, de su esencial necesidad,…”. Afirma también que la vida está constituida por la fatalidad y a su vez por la necesaria libertad de decidirnos frente a ella. Vivir es, según él, preocuparse, en el sentido de pensar constantemente lo que va a ocupar nuestra vida, decidir lo que vamos a hacer; en esencia, acción en su sentido puro, de la que deriva la acción política, que se traduce en las libertades fundamentales.

tumblr_lvztamuh9s1qj27d6o1_500.jpg

Sin embargo, la ación, la pre-ocupación, implica también pasar por angustias, por momentos difíciles. Ejercitar nuestros derechos como ciudadano en ocasiones nos puede dejar un gran dolor en el corazón. Por eso, el ser humano es capaz renunciar a su derecho de erigirse en ciudadano libre, actuando y pre-ocupándose en pos de un simple bienestar y una satisfacción material. Es decir, renuncia a vivir, y acepta con suma satisfacción ser arrastrado por la corriente social que más agradable vaya a hacer su existencia.

Paradójicamente, esa tácita búsqueda del propio placer equivale materialmente a procurar idéntico placer para los demás, ya que nadie está dispuesto a renunciar a su acción si no se le asegura un cierto grado de futuro bienestar. El bienestar viene relacionado con la idea de felicidad, cuya plasmación efectiva solo podrá realizarse cuando el individuo descubra el fin para el que ha sido destinado y se encamine a su consecución, cuando el ser “…está siendo lo que en verdad es”, parafraseando de nuevo a Gasset.

tumblr_lpnfipRbqo1qa86w2o1_500.png

En mi opinión, el mundo futuro que Huxley creyó atisbar podría ser posible si el ciudadano de hoy renuncia a sus libertades fundamentales en pro de una idea de felicidad que más nos asemeja a autómatas que a seres humanos.

ASB

 

Justicia gratuita

“La Administración paga tarde, mal y a veces nunca”. Con esta máxima que nunca acaba de jubilarse bosquejaré a base de pinceladas un tema interesante, que siempre quiere ser de actualidad: la justicia gratuita.

IMG-20151009-WA0011El mandato constitucional de promover el acceso a los órganos judiciales a los menos pudientes viene enunciado en el artículo 119, que reza del siguiente modo:”La justicia será gratuita cuando así lo disponga la ley y, en todo caso, respecto de quienes acrediten insuficiencia de recursos para litigar” (el legislador tiene una gran libertad a la hora de acotar este concepto normativo, según la STC 16/1994); esta previsión viene desarrollada por la Ley 1/1996, de Asistencia Jurídica Gratuita. Los requisitos esenciales para poder ser beneficiario de la justicia gratuita aparecen enumerados en líneas generales en el artículo 3 de la citada Ley: “Se reconocerá el derecho de asistencia jurídica gratuita a aquellas personas (…) que cuenten con unos recursos e ingresos económicos brutos, computados anualmente por todos los conceptos y por unidad familiar, que no superen los siguientes umbrales:

  • a) Dos veces el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) (…) cuando se trate de personas no integradas en ninguna unidad familiar.
  • b) Dos veces y media el IPREM (…) cuando se trate de personas integradas en alguna de las modalidades de unidad familiar con menos de cuatro miembros.
  • c) El triple de dicho indicador cuando se trate de unidades familiares integradas por cuatro o más miembros o que tengan reconocida su condición de familia numerosa (…).

El concepto de unidad familiar se suele aplicar al caso del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, donde podemos hablar de dos modalidades de unidad familiar:

1º: En caso de matrimonio, la integrada por los cónyuges no separados legalmente y, si los hubiese:

  • a)Los hijos menores de 18 años, con excepción de los que, con el consentimiento de los padres, vivan independientemente de éstos.
  • b)Los hijos mayores de edad incapacitados judicialmente sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada.

2º: En ausencia de matrimonio o en caso de separación legal, la formada por el padre o la madre y la totalidad de los hijos que convivan con uno u otra y reúnan los requisitos señalados anteriormente.

El IPREM para el año 2016 está fijado en 532.51 euros mensuales (la cantidad no ha sido modificada en seis años); en cómputo anual supone 6.390,13 euros.

Dos ejemplos aclarativos del funcionamiento de esta institución

Día de la J.GratuitaPongamos por ejemplo una familia de cinco miembros, los progenitores y tres hijos menores de edad, en la cual los padres ganan mil doscientos euros mensuales cada uno. Ambos inician un proceso de divorcio contencioso. Pues bien, debido a que ambos superan por dos veces el IPREM (contamos dos veces en aplicación del artículo 3.3 de la Ley: “Los medios económicos serán valorados individualmente cuando el solicitante acredite la existencia de intereses familiares contrapuestos en el litigio para el que se solicita la asistencia”), ambos cónyuges tendrán que pagar una media de mil quinientos euros, cada uno, por el divorcio no de mutuo acuerdo.

Imaginemos ahora que dicha familia ha arrendado una vivienda a cierta persona, y ésta le adeuda varias mensualidades. La familia quiere comenzar un procedimiento judicial de desahucio. Imaginemos que el inquilino (arrendatario) sí goza del beneficio de justicia gratuita. Pues bien, al superar los ingresos de la familia el triple del IPREM, no dispondrá de la ventaja de poder litigar sin costes, y tendrá que desembolsar una cantidad aproximada de mil euros para que el inquilino se marche y pague las rentas y las cantidades adeudadas, teniendo en cuenta que los mil euros no serán reembolsables (atendiendo al artículo 36 de la Ley)

Es un caso más complicado que el anterior porque por lo general careces de incentivos para litigar contra personas beneficiarias de la Justicia Gratuita, ya que aunque ganes el juicio no vas a recuperar las costas procesales. Por ello en ocasiones es conveniente pactar una sumisión expresa a arbitraje, para evitarnos este tipo de problemas.

Comparando legislaciones

cúpula palacio de justicia berlínSi observamos cómo se encuentra regulada la Justicia Gratuita en otros países apreciamos que en Alemania el ochenta por ciento de los procesos gozan de algún beneficio de justicia gratuita, que puede concederse sin obligación de reembolso, o bien con la obligación de reembolso a plazos; el ciudadano que acredite insuficiencia de medios para litigar puede pedir dos tipos de ayuda: que se le asesore y represente y que se le paguen las costas del proceso, atendiendo esta última ayuda a que el ejercicio o la defensa de los derechos tenga suficientes posibilidades de éxito. El tribunal que se pronuncia sobre la solicitud de esta ayuda debe estimar que el enfoque jurídico adoptado por el solicitante es correcto o al menos defendible en vista de los hechos expuestos y de los documentos presentados, y debe estar convencido de la posibilidad de aportar pruebas concretas. Eso sí, si el beneficiario de justicia gratuita pierde el juicio, deberá pagar una parte de las costas procesales, concretamente los honorarios del abogado y las tasas judiciales y ocasionalmente, los gastos de viaje de la parte y el lucro cesante que la parte hubiera podido percibir. Esto obliga a que las partes procuren ahorrar gastos en el litigio.

Trámites, empresas y abogados

Mención aparte recibe el organismo encargado de conceder o denegar el beneficio de la asistencia jurídica gratuita, la Comisión de Asistencia Jurídica Gratuita. El sistema de concesión presenta un importante fallo a ojos de los juristas, que es el siguiente: si de la solicitud y de los documentos justificativos exigidos se acredita que el solicitante goza de asistencia jurídica gratuita, el Colegio de Abogados deberá designar provisionalmente al abogado pertinente en un plazo máximo de quince días (y al procurador en el plazo de tres); estos comenzarán inmediatamente su trabajo. Pues bien, si después la Comisión realiza comprobaciones para verificar la exactitud y realidad de los datos económicos y, en especial, de la información relativa a las rentas y al patrimonio, y descubre que el solicitante no tiene derecho al beneficio de justicia gratuita, desestimará la pretensión y dejará sin efecto las designaciones de abogado y procurador, aunque el juicio ya se halla celebrado. Es decir, que la Administración no pagará a ni a abogado ni a procurador por el trabajo ya desempeñado, debiendo estos reclamar directamente al defendido/representado los honorarios/aranceles adeudados.
despacho juristaEsto genera una gran injusticia hacia los profesionales del Derecho, y podría ser fácilmente resuelto si la Administración pagara a abogado y procurador y después reclamara por vía de apremio al justiciable las cantidades adeudadas, ya que dispone de mucha más facilidad para cobrar la deuda. Puede incluso haber lugar a un esperpento si se diera el caso de que el abogado o el procurador supiera con antelación que el beneficio de justicia gratuita no le será concedido al solicitante. No pueden negarse a prestar sus servicios; trabajarían gratis a sabiendas.

He de mencionar un sector que no se beneficia de dichas prestaciones: en el artículo 2 tenemos una breve lista de los afortunados. Si nos detenemos un momento a observar el apartado c), vemos que las empresas no gozan del beneficio de justicia gratuita, ni siquiera aunque se vean inmersas en un concurso de acreedores. En mi opinión esto constituye una mala política de empleo, ya que en lugar de procurar que las “PYMES” puedan litigar con coste reducido o directamente sin coste, se les obliga a asumir estos costes extraordinarios. Por no hablar de las tasas que tienen que afrontar (trataré el tema en un artículo venidero).

Uno de los problemas que genera nuestro modelo de asistencia jurídica gratuita es que los beneficiarios pueden litigar tantas veces como deseen, sin que exista ningún límite establecido, siempre que su pretensión sea defendible (artículo 32).

stan leeEs momento de hablar de los profesionales: ¿qué clase de abogados encontramos en el turno de oficio? Veamos, lo mínimo que se exige a los abogados adscritos al Ilustre Colegio de Abogados de Valencia para poder proporcionar la asistencia jurídica gratuita son tres años de ejercicio efectivo de la profesión y haber superado las pruebas de aptitud final. A continuación, dependiendo de a qué Turno de Oficio y/o Servicio de Orientación Jurídica quiera inscribirse se le exigirán al abogado requisitos de acceso específicos, como por ejemplo haber realizado cursos de formación, hasta el punto de que para poder defender a una persona acusada de asesinato debe haber ejercido durante un mínimo de nueve años y haber pertenecido al menos un año al Turno de Oficio en materia penal.

Parece evidente que el hecho de contar con un abogado del Turno de Oficio supone un plusvalor, ya que tenemos a un abogado bien formado a nuestra disposición, para asesorarnos y defendernos. Pero, ¿cuánto les paga la Administración? Pues bien, es difícil encontrar un expediente de más de doscientos euros, lo que supone, teniendo en cuenta el conjunto de las actuaciones judiciales que pueden realizar y el pago previsto por el Baremo de la Consellería, que ganan un tercio de lo que cobra un abogado que no es del Turno de Oficio, por el mismo trabajo. Si dividimos el dinero recibido entre las horas de trabajo efectivo, vemos que el abogado cobra unos dos euros la hora, aproximadamente. A esto se añade que el Baremo no se actualiza con el IPC.  Por todo lo expuesto me atrevo a afirmar que el abogado que presta sus servicios en el Turno de Oficio lo hace prácticamente por amor al arte.

Espero haber expuesto con sencillez y claridad uno de los principales pilares de nuestro Estado de Derecho: la Justicia Gratuita.

ASB

papeles del jurista